Poros Nucleares

Las 'compuertas' que regulan la entrada y salida de moléculas en el núcleo celular (los llamados complejos de los poros nucleares) eran hasta el momento un puzzle sin resolver. Se conocían diferentes piezas (detalles de proteínas concretas, su morfología global) pero no se había conseguido organizar la imagen total y precisa de esta estructura. El último número de la revista "Nature" publica finalmente esta arquitectura.
El resultado es una suerte de rosquilla multicolor (embebida en la membrana nuclear, dentro de los poros) en la que quedan ubicados los diferentes componentes de este complejo. Las proteínas forman un andamio que cubre la membrana nuclear, con un gran número de proteínas en su cara interna. Pese a su tamaño, "sólo consiste en unos cuantos módulos estructurales que recuerdan unos a otros", explican los autores. Lo más "llamativo", según sus propias palabras, es que este andamiaje está formado por pilares repetitivos. Hasta ahora se sabía que los poros nucleares están compuestos de ocho pilares, rodeando un tubo central (como si de un cilindro se tratase). Los autores se han encontrado ahora con una asombrosa simetría dentro de estos pilares: cada uno se compone de dos columnas simétricas, es decir, que los poros estarían formados por 16 columnas emparejadas. Este hallazgo da pistas sobre cómo pudo haber evolucionado de esta estructura. Asimismo, la estructura también contiene varios anillos internos y externos que conforman un andamiaje central que, según los autores, "probablemente tenga un papel clave para mantener la estabilidad de la membrana nuclear". La mayoría de las proteínas estructurales (bastante escasas, teniendo en cuenta la complejidad y tamaño del poro) se encuentran en la superficie de estos anillos. Las responsables del tráfico a través de estas compuertas (nucleoporinas) también se organizan de un modo bastante simple: "desordenadas nubes de filamentos que rellenan el canal central y las zonas próximas de la membrana, proyectándose al nucleoplasma y el citoplasma. Estas nubes actúan como una barrera selectiva para regular el tráfico", aclaran los autores. Columnas, pilares, anillos... "Como resultado, uno puede considerar que el complejo del poro nuclear está hecho de sólo unos cuantos módulos estructurales, cada uno formado de sólo dos o cuatro proteínas. Estos módulos recuerdan unos a otros, tanto por estar compuestos por proteínas homólogas como por su similar disposición", resumen los investigadores.
Estudiar los poros nucleares resulta de sumo interés, tanto por su tamaño (es uno de los mayores complejos macromoleculares de la célula) como por la flexibilidad de sus componentes.